al estuario del plata

 

.. índice . Prefacio . Preface . . aguas . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . contamina 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . holocausto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . . lineas 1 . 2 . 3 . 4 . . hidrotermias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . nuevas 1 . 2 . 3 . . Reconquista 1 . 2 . . hidrogeo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . esbozos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . corredorcentral 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . cordones 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . epiola 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . deriva 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . archivo 1 . 2 . 3 . 4 . . Halcrow 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . frentehalino 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . emicampanaoculto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Costa del Plata 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Costa del oro 1 . 2 . . IRSA 1 . 2 . 3 . 4 . . flujos . . segmentos . . pendientes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . delta 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . propuesta . 1 . 2 . . correconvectivo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . Sagoff . . ABL 1 . 2 . . congreso . . girh . . Acumar 1 . 2 . 3 . 4 . . evaluacion 1 . 2 . . BocaRiachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . . StoDomingo . . urgenciasatadas 1 . 2 . . inundabaires 1 . 2 . 3 . 4 . . sinsustento 1 . 2 . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . UAG 1 . 2 . 3 . 4 . . áreas nuevas 1 . 2 . 3 . . acreencias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . audiencia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls 1 . 2 . . contrastes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . convexterna . . playas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Plan Maestro 1 . 2 . 3 . . Parque Norte . 1 . 2 . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . jurisdiccion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . CSJNpisamr 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . zonas muertas . . Bermejo 1 . 2 . . Pilcomayo . . Uruguay 1 . 2 . 3 . . Paraná . 1 . 2 . . Asunción 1 . 2 . 3 . . Areco 1 . 2 . 3 . 4 . . Salado . . Samborombon . . Atalaya 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . PuntaPiedras . . Tuyú . . PuntaRasa 1 . 2 . . PuntaMedanos . . Mar Chiquita 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Mar del Plata 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Necochea . . Colonia . . MartinGarcia 1 . 2 . 3 . . montesdelplata . . botnia . . Puertos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . formula1 . . disocio 1 . 2 . . senderos . . bajantes . . oceano 1 . 2 . 3 . 4 . . fitoplancton . . diatomeas . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . . sustentable. 1 . 2 . . agua 1 . 2 . 3 . . hielo1300 . . antarticflows . . antarticmelts . . derrame . . luna 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Trinidad . . prospectivas . 1 . 2 . 3 . 4 . . SantaCruz . 1 . 2 . 3 . 4 . . volcanes . . ley particular . . baires2060 . . aereadores . . Guaire . . marpampeano 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . . Tamesis . 1 . 2 . . viajesedextra . . arena . . hospedero . 1 . 2 . . yacireta . . canalmagdalena 1 . 2 . 3 . 4 . . Barranqueras . . floods . 1 . 2 . . Santa Fe . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Hidrovia . . invitación . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . olas . . acantilados . . index .

ir directo al índice-introducción

Prefacio .........ir directo al índice

Descubriendo conflictos en el estuario y en las salidas de sus tributarios, afectados de una y mil maneras por el hombre que nunca miró estos problemas, sino desde una mecánica de fluidos.

Mecánica de fluidos que muy poco tiene para decir en pendientes inferiores a los 2mm cada 100 metros; y mucho menos, enfrentando advecciones mareales que se concentran en el final de un inmenso, extremadamente plano y poco profundo cono estuarial.

Recordamos que la palabra “estuario”, al igual que la palabra “estío”, descienden del indoeuropeo sto*, que apunta a lo que se quema, a lo que se prende fuego; y así, a poco, nos convenceremos de que esto jamás fue un “río”, como llaman a este de la Plata.

Sin consideraciones a las transferencias de energía, que por ello hablamos de "calor"; y a los gradientes determinantes de las convecciones internas y externas, no veo cómo sacudir tanta modorra e inacción frente a los interminables y desastrosos fracasos en obranzas hidráulicas.

Respecto de nuestro estuario y de sus tributarios, no advierto en las miradas de nuestros físicos en dinámica costera criterios que apunten a enriquecer las herramientas con que analizan los flujos; ni la historia de los cambios recientes (últimos 1000, 200 y 50 años); ni la explicación de la conformación y la función de los cordones litorales; ni la menor intención de revisar sus primarios catecismos sobre ola oblicua y deriva litoral.

Y por ello no conocen sino el fracaso en todas las defensas que hacen de las playas, en todo el silencio con que dejan sin denuncia las violaciones de líneas de ribera urbana y en todos los diseños de puertos, desde los más grandes a los más pequeños.

 

--Refiriendo a contaminación, tampoco han prestado atención, ni han hecho defensa al sostén del imprescindible corredor natural de flujos costaneros urbanos.

Los modeladores matemáticos se han aplicado a conciliar los intereses de sus clientes y muy poca mirada crítica han sostenido más allá de discretos enunciados.

Tantos son los intereses en juego y tanta la decepción, que sus miradas ya no reciben el alimento gratuito de la creatividad que el espíritu regala a los que luchan. Y a pesar de ser los que modelan “ la última palabra” oficial, sus esfuerzos y vocaciones han quedado opacadas por la realidad.

Realidad que primero debiera referirse a los flujos, pues sin ellos no hay alternativa a cambios inmediatos. La contaminación es un problema cultural que no conocerá cambios en muchas décadas. Los usos y costumbres en una sociedad sufrida no cambian en una década. Y en estas pampas chatas no apostaría a ver cambios en menos de un siglo.

Hoy, ese pequeño rincón virtualmente encerrado entre los sedimentos al Oeste del Emilio Mitre y la costa urbana; esos aprox. 80 Km2 que median entre la salida del Luján y Núñez, son bien merecedores del mote de “charco inmundo”; que concentra, según señalan los hermanos Marcos y Mateo Sommers en su informe "Río de la Plata" Sordos, Ciegos e Inconmovibles, (Series N°13 Ökoteccum 2004, Kiel), nueve veces más inmundicias que las que sostiene el Matanzas Riachuelo;

y que pudieran ser aún más graves si el frenado Aliviador del Reconquista acercara las suyas al estuario. En los próximos 200 años este pequeño charco inmundo será nuestro ataúd.

En la primera conferencia realizada en la Universidad de Gral San Martín con motivo de los entuertos de Gualeguaychú, que contó con la presencia de destacados invitados como Antonio Elio Brailowski, un expositor señaló que el Matanzas Riachuelo acarreaba, según modelación matemática, aprox. 3400 veces más contaminantes que los de las papeleras.

De aquí, sencilla analogía nos descubriría que este rincón mencionado acarrea 30.000 veces más pestes;

y si a esto le sumamos la antigüedad del problema, nada nos impide señalar que el problema es 100.000 veces más grave que el de las papeleras. Y con esto no deseo desmerecer el esfuerzo de los pobladores de Gualeguaychú, sino, nuestra inocultable indolencia comunicacional.

 

--Volviendo a los flujos: toda nuestra costa urbana y la rural donde el hombre ha tallado obranzas, regalan nutridos testimonios de estas deficitarias miradas:

las playas de Mar del Plata y Necochea; la salida de Mar Chiquita al océano; las salidas de los canales obrados en Sanborombón; río Santiago, Riachuelo, vertederos urbanos, Luján-estuario; Luján-Vinculación; Luján-Aliviador; Miní-estuario y Correntoso-estuario, por mencionar los más graves a los que he prestado alguna atención comunicadora.

En todos los casos se ha ignorado cómo sostienen hipersincronicidad mareal los flujos inmediatos a las riberas, proviniendo de tributarios.

Fieles a sus catecismos, todavía creen como ciegos, que la ola oblicua es responsable de la deriva litoral; y menosprecian las convecciones internas que son propias de este tipo de estuarios. La famosa oblicuidad de esa ola que dicen responsable de la deriva litoral, deviene de ellas.

En los casos de los enlaces Riachuelo-estuario; Aliviador-Luján; Luján-Vinculación y vertederos urbanos-estuario, en adición de olvidos, se ha ignorado la disociación molecular provocada por capas límite térmica e hidroquímica.

Y en todos los casos se ha ignorado la capa límite térmica responsable del tallado del borde cuspidal que eternamente ha conformado los preciados y hoy inexistentes cordones litorales que siempre fueron responsables de todas las salidas de tributarios, tanto en la costa argentina como en la uruguaya.

Que conllevando en sus aguas diferencias térmicas con las advecciones mareales, a través del largo camino protector y mediador que les ofrece el cordón litoral, resuelven el acercamiento al gradiente térmico que enciende la dispersión lateral o convección externa. Por eso llamamos “convección interna” a ese tránsito de salida primordial.

No imagino la posibilidad de recrear en forma natural estos cordones en nuestra costa urbana; pero sí imagino la posibilidad de estudiar dispositivos que intermedien y acerquen estos gradientes.

La disociación molecular provocada por capa límite hidroquímica ya me resulta más difícil a resolver. Por ello, mi propuesta de dejar todo el curso final del Luján libre para el Aliviador, que así apure su acercamiento a los límites del estuario.

Allí volverá a encontrar dificultades, y habrá que ver si son en parte resueltas por las mayores energías que proponemos sumar al San Antonio; y por su intermedio, al moribundo corredor natural de flujos costaneros urbanos.

En principio, saliendo al estuario, encontrará numerosos parientes en las aguas pestilentes que conforman vastas hidrotermias. Que así llamo a las super extendidas áreas que un día aparecían limitadas por la acción del corredor natural de flujos costaneros.

En riberas rurales, por el contrario, apuntar a la recreación de cordones litorales es al menos, tarea de estudio imaginable. Hoy Samborombón es un desastre monumental que no resolverán dragados en el Salado, sino que potenciarán esos desastres, a menos que entiendan cómo funcionan las salidas tributarias en este estuario.

Frente a tantos desastres, la falta de comprensión, repito, de cómo operan las salidas naturales, es inaudita.

Es primario hacer reconocimiento adicional a la mecánica de fluidos (F, fluid mechanics), de calor (H, heat), transferencia de masa (M, mass transfer) y termodinámica (T, thermodynamics). Herramientas mínimas que nos abren mirada a los conflictos previamente señalados.

Cuanto menos se entiendan, divulguen y afirmen en criterios legales precisos todos los recaudos que surgen necesarios velar de estas miradas a los flujos en los corredores naturales costaneros urbanos y en las salidas a los tributarios en cuyas riberas se multiplicaron en los últimos 30 años todo tipo de bastardeos, más libertinaje de intereses de mercaderes haciendo invasión de líneas de ribera se multiplicarán; privilegiando desarrollos inmobiliarios e incluso portuarios; que los esbozos que he alcanzado a ver en la subsecretaría de Puertos, sólo a un inconciente se le ocurrirían.

El mismo imperio cerrado construído por modeladores matemáticos alrededor de hidrología cuantitativa, sin profundizar en hidrología cualitativa, prueba ser tan mezquino, que ni siquiera han querido resaltar las diferencias que caben a hidrología urbana y rural. Y por ello, hasta el propio código civil ha quedado en su reforma, embarrado con esta pobreza que no alcanza siquiera a enunciarse.

Francisco Javier de Eitzaga Amorrortu

 

Reiteración de enunciados

Degradación de los corredores naturales de flujo urbano costaneros; y desastres en el corredor central . . . Video 256 Kbps 8 m

Urban coastal natural flux corridors degradation; disasters at central corridor

Disociación del destino de los flujos convectivos internos de los cordones litorales urbanos, por coalescencia de capas límites hidrodinámicas, térmicas e hidroquímicas. Ver págs. 30, 31, 32, 36, 39, 47

Destinal dissociation of urban strandplain's internal convective flows, by coalescence of hydrodinamical, thermal and hydrochemical boundary layers. See pages 30, 31, 32, 36, 39, 47

salida del Sarandi

Perfiles costaneros urbanos afectando a un cordón litoral tan ausente como la pobre consideración de su comportamiento termodinámico; San Isidro a Dock Sud

Imágenes de las capas límite y vectorial en la inmediata ribera urbano estuarial. Ver páginas 30, 31, 32, 33, 39, 40

Estuary, strand plains and its internal convective flows.

Urban shore profiles affecting a practically absent strand plain and an ignored understanding of its thermodynamical behaviour; from San Isidro to Dock Sud

Images of the estuary boundary, and vector layers. See Pags. 30, 31, 32, 33, 39