. índice . Prefacio . Preface . . aguas . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . contamina 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . holocausto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . . lineas 1 . 2 . 3 . 4 . . hidrotermias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . nuevas 1 . 2 . 3 . . Reconquista 1 . 2 . . hidrogeo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . esbozos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . corredorcentral 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . cordones 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . epiola 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . deriva 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . archivo 1 . 2 . 3 . 4 . . Halcrow 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . frentehalino 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . emicampanaoculto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Costa del Plata 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Costa del oro 1 . 2 . . IRSA 1 . 2 . 3 . 4 . . flujos . . segmentos . . pendientes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . delta 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . propuesta . 1 . 2 . . correconvectivo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . Sagoff . . ABL 1 . 2 . . congreso . . girh . . Acumar 1 . 2 . 3 . 4 . . evaluacion 1 . 2 . . BocaRiachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . . StoDomingo . . urgenciasatadas 1 . 2 . . inundabaires 1 . 2 . 3 . 4 . . sinsustento 1 . 2 . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . UAG 1 . 2 . 3 . 4 . . áreas nuevas 1 . 2 . 3 . . acreencias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . audiencia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls 1 . 2 . . contrastes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . convexterna . . playas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . . Plan Maestro 1 . 2 . 3 . . Parque Norte . 1 . 2 . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . jurisdiccion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . CSJNpisamr 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . zonas muertas . . Bermejo 1 . 2 . . Pilcomayo . . Uruguay 1 . 2 . . Paraná . 1 . 2 . . Asunción 1 . 2 . 3 . . Areco 1 . 2 . 3 . 4 . . Salado . . Samborombon . . Atalaya 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . PuntaPiedras . . Tuyú . . PuntaRasa 1 . 2 . . PuntaMedanos . . Mar Chiquita 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Mar del Plata 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Necochea . . Colonia . . MartinGarcia 1 . 2 . 3 . . montesdelplata . . botnia . . Puertos 1 . 2 . . formula1 . . disocio 1 . 2 . . senderos . . bajantes . . oceano 1 . 2 . 3 . 4 . . fitoplancton . . diatomeas . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . . sustentable. 1 . 2 . . agua 1 . 2 . 3 . . hielo1300 . . antarticflows . . antarticmelts . . derrame . . luna 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Trinidad . . prospectivas . 1 . 2 . 3 . 4 . . SantaCruz . 1 . 2 . 3 . . volcanes . . ley particular . . baires2060 . . aereadores . . Guaire . . marpampeano 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Tamesis . 1 . 2 . . viajesedextra . . arena . . hospedero . 1 . 2 . . yacireta . . canalmagdalena 1 . 2 . 3 . 4 . . Barranqueras . . floods . . Santa Fe . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Hidrovia . . invitación . . ribera . 1 . 2 . 3 . . index .

Calor oculto

Durante gran parte de la última década, un rompecabezas ha estado confundiendo a la comunidad científica sobre el clima. Casi todos los indicadores medibles del cambio climático global, tales como el nivel del mar , la cubierta de hielo en tierra y mar, concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, presentan un mundo cambiante en escalas de tiempo corto, mediano y largos.

Pero para la mayor parte de una década, las temperaturas superficiales globales parecieron nivelarse. La tendencia general, a largo plazo fue ascendente, pero la subida fue menos pronunciada del 2.003 a 2.012 . Algunos científicos , medios de comunicación y los inconformistas clima comenzaron a referirse a ella como "hiatus o pausa".

Si los gases de efecto invernadero siguen aumentando y todos los demás indicadores muestran cambio relacionado con el calentamiento , por qué las temperaturas en la superficie no habrían de seguir subiendo de manera constante, año tras año? Una de las explicaciones principales ofrecidos por los científicos era que el calor adicional se estaba almacenando en el océano.

Ahora, un nuevo análisis realizado por tres científicos del océano en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA no sólo confirma que el exceso de calor se ha estado almacenando en el océano, sinio que incluso muestra dónde. Según una investigación realizada por Verónica Nieves, Josh Willis y Bill Patzert , las aguas del Pacífico Occidental y el Océano Índico se calentaron significativamente entre 2003 y 2012.

Pero el calentamiento no ocurrió en la superficie; sino que apareció debajo de los 10 metros ( 32 pies) de profundidad, y en mayor grado, entre los 100 a 300 metros ( 300 a 1.000 pies) por debajo de la superficie del mar. Estos resultados fueron publicados el 9 de julio de 2015, en la revista Science .

"En general , el océano sigue absorbiendo calor extra", dijo Willis, oceanógrafo de JPL . "Pero la pareja de capas superiores del intercambio de calor del océano, con facilidad puede mantenerlo alejado de la superficie por aproximadamente diez años, debido a ciclos naturales. A la larga , el planeta sigue calentándose".

Para entender la desaceleración de calentamiento de la superficie mundial , Nieves y sus colegas se zambulleron en dos décadas de registros de temperatura del océano; en concreto , examinaron los conjuntos de datos recopilados de carrozas bajo el agua y otros instrumentos por el equipo del Argo, de la Institución Scripps de Oceanografía, por el Atlas Mundial oceánico (WOA) , y por el científico japonés Masao Ishii y sus colegas.

El equipo del JPL encontró que para la mayor parte de la década 2003-2012, las aguas cerca de la superficie ( 0-10 metros) del océano Pacífico se enfrió en gran parte de la cuenca.

Sin embargo , calienta -metros del agua en las capas más bajas- 10-100 metros, 100 a 200 metros, y 200-300 .El mapa que sigue a estos textos muestra las tendencias de la temperatura del agua en varias capas de profundidad del océano medidas entre 2003 y 2012.

Las áreas en las tendencias de calentamiento se representan roja en grados Celsius por año, mientras que los azules representan las tendencias de enfriamiento.

El calentamiento es más agudo entre 100 a 200 metros en el Pacífico occidental y el Océano Índico oriental. Algunas zonas del Pacífico parecen enfriar , particularmente cerca de la superficie y en la mitad oriental , que se correlaciona bien con la fase fría de la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO), que ha estado en marcha durante gran parte de los últimos 15 a 20 años

A tener en cuenta que el océano Atlántico no muestra tendencias significativas a cualquier profundidad , con temperaturas que aumentan en un lugar contrabalanceado por enfriamiento en otros. La cuenca del Atlántico, relativamente pequeña en comparación con el Pacífico, no tiene tanto impacto en las temperaturas globales.

El equipo del JPL también señaló que la señal de la temperatura era neutral o no concluyente a profundidades inferiores a 300 metros, donde las mediciones son relativamente escasas.La siguiente figura muestra las tendencias de una manera diferente. Representa una sección transversal de los mejores 300 metros del océano mundial y cómo cambiaron las temperaturas desde 1993 a 2012.

Ver cómo hay aguas más frías cerca de la superficie en varios años de la década del 2000 , pero que las aguas en profundidad aumentan mucho más en temperatura . Tener en cuenta , también, que la tendencia general en 20 años pasa de un océano de refrigeración a un océano mucho más caliente .

Nieves, Willis y Patzert fueron motivados para poner en marcha el estudio porque querían una imagen más detallada y matizada de las temperaturas del océano de lo que era posible con la mayoría de los modelos.

En una escala amplia, los modelos pueden replicar las tendencias generales y de largo plazo en el mar; pero en menor escala de espacio y tiempo, muchos de los modelos no puede igualar las condiciones del mundo real.

Los nuevos hallazgos deberían ayudar a mejorar los modelos de almacenamiento de calor del océano y los impactos climáticos en escalas regionales.

El Océano Pacífico cubre casi un tercio de la superficie de la Tierra, por lo que tiene un impacto descomunal en el termostato global. "A medida que los 100 metros superiores del Pacífico se expresan, así va la temperatura de la superficie del planeta", dijo Patzert, climatólogo en el JPL.

Con la capa superficial del océano enfriándose durante gran parte del período de estudio, esas aguas tenían un efecto moderador sobre las masas de aire y sistemas climáticos en los continentes.

Sin embargo, las temperaturas del mar y el aire han comenzado a aumentar rápidamente en los últimos dos o tres años, lo que sugiere que la fase fría de la Oscilación Decadal del Pacífico ( PDO )y la pausa del calentamiento ha terminado.

"Naturalmente, la variabilidad decadal ha estado con nosotros durante siglos, y sigue teniendo grandes impactos regionales sobre la sociedad ", dijo Nieves , un científico del JPL con un nombramiento conjunto en la Universidad de California en Los Ángeles.

"Podemos esperar a tener más pausas en el futuro, pero a menos que futuras pausas sean más fuertes que de costumbre, serán menos visibles debido al aumento rápido de gases de efecto invernadero .

En este momento , con el efecto combinado del calentamiento causado por el hombre y el Pacífico cambiando a una fase de calentamiento jugando juntos pueden producir aceleración del calentamiento" .

 

Referencia

Nieves, V., Willis, J.K., and Patzert, W.C. (2015, July 9) 

Recent hiatus caused by decadal shift in Indo-Pacific heating. 

Science, aaa4521.

NASA Earth Observatory images by Joshua Stevens, based on a 2015 paper by Nieves et al. Caption by Mike Carlowicz.

 

 

 veronica.nieves@jpl.nasa.gov

Estimada Verónica Nieves

Imagino que no tendrá dificultad para entender el castellano, aunque lo que sigue la sorprenda un poco.

Hace unos 10 años comencé a observar las salidas tributarias estuariales en ambas márgenes del Río de la Plata y después hice observaciones comparables en muchos otros estuarios.

En el año 2010 se celebró en Buenos Aires el primer Congreso Internacional de Ingeniería organizado por el Colegio Argentino de Ingenieros y allí presenté dos trabajos sobre Fenomenología Termodinámica Estuarial, visibles por http://www.alestuariodelplata.com.ar/convec2.html y http://www.alestuariodelplata.com.ar/convenglish.html

Dos años más tarde comencé a estudiar los conos de sedimentación en los bordes de las plataformas marinas, en los taludes oceánicos. Y un año más tarde advertí en la suavidad de los fondos, que las sedimentaciones en esos conos de descarga se prolongaban en viajes extraordinarios mucho más allá del talud hasta profundidades nunca imaginadas.

Todos esos viajes siempre los estimé de carácter convectivo, cuya advección está determinada por un gradiente térmico de ligera menor temperatura (menos de dos décimas de grado) y siempre disociadas las aguas dulces de las saladas (disociación hidroquímica y térmica).

Estimando que todo el sistema funciona con energías solares acopiadas en los mismos sedimentos que transporta el sistema; que a su vez reconoce memoria de sus tránsitos con apoyos en los fondos por los que transita y va dejando suaves huellas que permiten rastrear en su uniformidad , carente de rugosidades visibles, sus extraordinarios tránsitos.

Recordemos que los sistemas convectivos intercambian su energía en forma vertical; también ellos buscando el gradiente térmico de ligera menor temperatura que lo encuentran a mayor profundidad. Pero llegados al fondo, reconocen allí almacenada la cuota de calor que los invita a tomar esa energía y rebotar para hacer el viaje inverso hacia arriba.

El observar ahora esas áreas rojas de mucho mayor contraste en medio del océano Atlántico donde he puesto mi mayor atención, me mueve a estimar que esas fueran las conclusiones de esos extendidos viajes llegando a su fin por enfrentamientos con sistemas que vienen de la costa africana y al igual que en los comportamientos verticales tras las recargas en los fondos, convectan en advecciones de gran escala hacia la superficie.

La mirada a los fondos oceánicos en esas áreas y la turbiedad y carga de sedimentos en esas manifestaciones de crecidas temperaturas, despiertan mi curiosidad.

Cuenta Ud. con mucho mayores recursos para confirmar, ajustar o despreciar estos comentarios; pero fue un placer descubrir su trabajo y esa alegría me mueve a acercarle a Ud estas conceptualizaciones que las imágenes del fondo oceánico me van suscitando.

Son bastante más sencillas de rastrear que los orígenes del big bang y el destino de los agujeros negros. Y a su vez, ofrecen mayores aplicaciones prácticas inmediatas para ayudar al cambio de paradigma, que al menos en planicies extremas, le cabe a la ciencia hidráulica; para olvidarse un poco de los criterios que se desprenden de la mecánica de fluidos y sus flujos laminares y empezar a mirar con más cuidado las baterías convectivas conformadas en los humedales aledaños a los grandes sistemas y cursos de agua (que en el caso del Amazonas son extraordinarios, alcanzando valores de escalas comparables a los consumos de EEUU), y los bordes de transferencia que por costas blandas y bordes lábiles aportan esas energías a las sangrías mayores y menores que acompañan.

Ya entonces, mirar por la energía solar acopiada por los humedales no será sólo en función de intercambios atmosféricos de evapotranspiración, sino también horizontales con energías y advecciones que suman aprecios tan fenomenales, como al parecer, nunca sospechados.

Salidos al estuario, son los propios sedimentos los depositarios y transmisores de esas reservas.

No olvidamos que el 23% de la energía solar se estima va aplicada al movimiento de los fluidos; incluídos, según los chinos desde hace 5000 años, los de nuestro propio cuerpo.

El seguimiento de estos sistemas no aparece favorecido por los datos del satélite Aquarius porque sus lecturas de salinización son muy superficiales y estos sistemas covectivos marchan (salvo en época de bloomings) por el fondo.

El concepto de que las aguas dulces marchan por encima de las saladas ya es hora de ponerlo en duda considerando las fenomenales cargas de sedimentos que transportan estos sistemas ocultos a la superficie y de obligado contacto vertical con los fondos que recorre.

A la dinámica costera y a la oceanografía tal vez les quepa prestar mayor atención a estas energías cuyos disponibles testimonios se hacen visibles merced a los depósitos sedimentarios bien más allá de las plataformas estuariales, marinas y los taludes oceánicos.

Le acerco mi agradecimiento por su trabajo y cálido abrazo.

Francisco Javier de Amorrortu, 16 de Julio del 2015

famorrortu@telviso.com.ar

Imágenes de mayor resolución se alcanzan al final del html

 

   
 

 

 

 

 

 

Cruces e intercambios térmicos y sedimentarios de sistemas convectivos africanos y americanos