. índice . Prefacio . Preface . . aguas . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . contamina 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . holocausto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . . lineas 1 . 2 . 3 . 4 . . hidrotermias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . nuevas 1 . 2 . 3 . . Reconquista 1 . 2 . . hidrogeo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . esbozos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . corredorcentral 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . cordones 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . epiola 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . deriva 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . archivo 1 . 2 . 3 . 4 . . Halcrow 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . frentehalino 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . emicampanaoculto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Costa del Plata 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Costa del oro 1 . 2 . . IRSA 1 . 2 . 3 . 4 . . flujos . . segmentos . . pendientes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . delta 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . propuesta . 1 . 2 . . correconvectivo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . Sagoff . . ABL 1 . 2 . . congreso . . girh . . Acumar 1 . 2 . 3 . 4 . . evaluacion 1 . 2 . . BocaRiachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . . StoDomingo . . urgenciasatadas 1 . 2 . . inundabaires 1 . 2 . 3 . 4 . . sinsustento 1 . 2 . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . UAG 1 . 2 . 3 . 4 . . áreas nuevas 1 . 2 . 3 . . acreencias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . audiencia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls 1 . 2 . . contrastes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . convexterna . . playas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . . Plan Maestro 1 . 2 . 3 . . Parque Norte . 1 . 2 . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . jurisdiccion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . CSJNpisamr 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . zonas muertas . . Bermejo 1 . 2 . . Pilcomayo . . Uruguay 1 . 2 . . Paraná . 1 . 2 . . Asunción 1 . 2 . 3 . . Areco 1 . 2 . 3 . 4 . . Salado . . Samborombon . . Atalaya 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . PuntaPiedras . . Tuyú . . PuntaRasa 1 . 2 . . PuntaMedanos . . Mar Chiquita 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Mar del Plata 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Necochea . . Colonia . . MartinGarcia 1 . 2 . 3 . . montesdelplata . . botnia . . Puertos 1 . 2 . . formula1 . . disocio 1 . 2 . . senderos . . bajantes . . oceano 1 . 2 . 3 . 4 . . fitoplancton . . diatomeas . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . . sustentable. 1 . 2 . . agua 1 . 2 . 3 . . hielo1300 . . antarticflows . . antarticmelts . . derrame . . luna 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Trinidad . . prospectivas . 1 . 2 . 3 . 4 . . SantaCruz . 1 . 2 . 3 . . volcanes . . ley particular . . baires2060 . . aereadores . . Guaire . . marpampeano 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Tamesis . 1 . 2 . . viajesedextra . . arena . . hospedero . 1 . 2 . . yacireta . . canalmagdalena 1 . 2 . 3 . 4 . . Barranqueras . . floods . . Santa Fe . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Hidrovia . . invitación . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . index .

Ribera 1

Invitación . ribera 1 . ribera 2 . ribera 3 . ribera 4 . ribera 5 . en PDF

El concepto de ribera, siendo demasiado amplio y no menos divagante, pretencioso y difuso -materia prima para jugar con los dominios-, reclama que en particular aclaremos aquel que aquí enfocaremos:

el que consideramos debido a los presupuestos mínimos por arts 2º, inc e y 6º, par 2º de la ley 25675, referidos al orden que cabe a nuestras miradas 1º considerar el equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos y 2º considerar los temas generales del ambiente y sus sustentabilidades.

Como el primero de estos enfoques ya es bastante complejo y al mismo tiempo el menos apreciado, nos enfocaremos sin mayores distracciones en él.

Antes de avanzar necesitamos recordar el concepto al que apunta la voz "ecosistema" tal cual lo define el glosario de la ley prov. 11723:

ECOSISTEMA: Sistema relativamente estable en el tiempo y termo dinámicamente abierto en cuanto a la entrada y salida de sustancias y energía. Este sistema tiene una entrada (energía solar, elementos minerales de las rocas, atmósfera y aguas subterráneas) y una salida de energía y sustancias biogénicas hacia la atmósfera (calor, oxígeno, ácido carbónico y otros gases), la litósfera (compuesta por humos, minerales, rocas sedimentarias) y la hidrósfera (sustancias disueltas en las aguas superficiales, ríos y otros cuerpos de aguas).

ESTENOICO: (Estenos: estrechos; oikos: casa) Organismo que requiere condiciones muy estrictas para desenvolverse adecuadamente.

Los gradientes de los enlaces que dan sentido a la voz "ecológico", reclaman aprecios a estas delicadezas propias de los sistemas convectivos.

Cabe aclarar que enfocaremos ecosistemas de planicies extremas donde a excepción de eventos máximos, no hacen acto de presencia las energías gravitacionales con que siempre opera la mecánica de fluídos y por ello rescatamos la energía solar en su manifestación convectiva.

Esto es: aquella que reconoce intercambios moleculares verticales con apoyo en los fondos donde recoge el calor allí almacenado que le permite rebotar y volver hacia arriba;

y que a su vez reconoce desplazamientos en horizontal en función de gradientes térmicos de ligera menor temperatura; no mayor a dos décimas de grado, para no quedar los flujos disociados.

Con esta brevísima introducción apuntamos a diferenciarnos de los enfoques mecánicos generales, ajustando semiologías y descartando enfoques tan conocidos como repetidos y desarrollados por siglos con distintos grados de ilusiones y fracasos, de los que advertimos ingenua responsable a la ciencia hidráulica en particular.

Aceptamos que estos desenfoques específicos sobre estos ecosistemas que reclaman de aprecios termodinámicos en nada mecánicos, facilitan que la arquitectura, el urbanismo y las ciencias del ambiente muevan el agua de sus molinos inviertiendo el orden de esos presupuestos mínimos, con el equivalente de ver al buey atrás de la carreta.

Para facilitar memoria de estos enfoques que hemos elegido, a ese buey lo llamaremos Heliodoro, pues es del sol amigo y a devorar y transferir sus energías como servidor es debido.

La imagen que sigue muestra los límites de la ribera histórica que durante siglos no conoció presión sobre la interfaz húmeda; sino más bien lo contrario: la economía de sus respetos.

Los relatos de Enrique de Gandía sobre la Historia de la Boca del Riachuelo nos facilitan conocer pormenores sobre la interfaz húmeda que caracterizaba a todas las riberas, aunque sin entrar a tallar en términos ecológicos con los vínculos entre los ecosistemas húmedos que siempre cargaron compromisos irremplazables con las aguas que transitan en los primeros 150 a 180 m de la orilla o "línea de ribera". A cuyas definiciones legales y variables también prestamos oportuna atención en el sitio http://www.lineaderibera.com.ar

En esa estrecha franja en la que nadie deposita su atención se dirime la calidad del funcionamiento de todas las salidas tributarias, grandes y pequeñas; naturales o vulgares espiches.

Esa franja tiene un nombre: "deriva litoral". Que en mecánica de fluidos ha sido definida como originada por una ola oblicua y en fenomenología termodinámica estuarial como debida al calor de las bajas profundidades de las orillas que así caracterizan la particularidad de sus recursos convectivos;

y su "advección" -puesto que se trata de sistemas convectivos y no laminares-, debida a las mayores energías de las mareas, por lo que guarda "hipersincronicidad mareal" las 24 hs del día.

Fácil es estimar por qué se elude prestar atención a los equilibrios de las dinámicas de estos sistemas ecológicos y se aprecie pasar al segundo punto, -los temas generales del ambiente y los ocupantes de la carreta-, dejando a Heliodoro olvidado, ignorado, siempre relegado en materia cognitiva.

El único estudioso a quien recuerdo haber escuchado mencionar con algún aprecio a esta franja por donde discurre la deriva litoral es Jorge Osvaldo Codignotto Barnes; aunque sus aprecios siempre los descubre mecánicos.

El Instituto Nacional del Agua jamás le ha dedicado atención particular. Por ello reconozco ser el único que aprecia los servicios de Heliodoro.

En semejantes circunstancias de nada sirve a mi edad poner en riesgo mi aislada vocación discutiendo con más de un experto mecánico a la vez estos temas que van por la más trillada, sencilla y universal receta: creer que las aguas bajan hacia el mar; en lugar de estimar que "convectan" hacia el mar.

Tanto por vía judicial como por vía editorial nos alcanza a todos la internet la suerte de vincularnos de a uno en uno. La escala más preciada para equilibrar las cargas y transferir conocimientos sin obligar a atenderlos.

Para asistir semiologías ya la lingüística histórica nos acerca beneficios en la voz estuario, que reconoce en su raíz indoeuropea *aidh, a lo que se quema, a lo que se prende fuego. De aquí también las voces estío, estero, estiaje y estuante

En el estuario del Plata no hay un solo mm3 de flujos laminares. Son todos convectivos. Sin embargo, todas las modelaciones consideran flujos laminares. Resulta patético tener que explicar ésto a un científico que se ha pasado la Vida modelando energías gravitacionales donde no las hay.

Por ello elijo hacerlo por esta vía editorial sin esperar que el cambio de paradigma tenga lugar en lo que me resta de Vida o aún en los próximos siglos si me toca en suerte seguir mirando estos temas desde arriba.

Con Jorge Codignotto me une una sincera simpatía y por ello evito tocar estos temas. Ya es suficiente que los cargue este burro.

He conocido el 18/2/12 la visita a mi pequeño hogar delvicense, de la directora de todas las cátedras de hidráulica y a cargo de los equipos de investigación de la UBA, doctorada en física de flujos en París e interesada en saber cómo hacía para enfocar estos temas.

Para confirmar sus sospechas vino acompañada de un ingeniero especialista en imagen satelital. Todos quedamos muy agradecidos del encuentro.

Es obvio que todos estos novedosos enfoques entran primero por los sentidos antes de darse a conceptualización fenomenológica. Por ello mis trabajos gozan de los mayores aprecios en la resolución de sus imágenes.

Y cuando refiero a conceptualización fenomenológica queda en claro que descarto por el momento la modelización física de estos considerandos; aún cuando, siempre estoy imaginando las oportunidades para hacerlo en escala 1 en 1, puesto que la modelización de estos sistemas carga severos problemas en los bordes y no se beneficia con las pequeñas escalas.

Tampoco la mecánica de fluidos ha resuelto sus certezas en planicies extremas vía modelización, sino por simple fabulación extrapoladora que con avidez analógica impone sus elecciones newtonianas. Modelizar en laboratorio energías gravitacionales en pendientes de 2 a 4 mm/Km es algo que todavía no han celebrado. Eso no les quita el sueño.

Para pasar en limpio algo de lo anticipado paso a referir estas breves síntesis de la utilidad y funciones de la deriva litoral; de los senderos de Heliodoro.

La deriva litoral es la suma de las advecciones mareales operadas sobre los angostos corredores ribereños de aguas caldas y someras de las salidas tributarias; que guardan memoria y de aquí su hipersincronicidad mareal. Cumple función de rescate de los tributarios que se le ofrecen en su camino, al tiempo de solicitar su ayuda; intercambiando y fecundando ambos, sus materias y energías, las 24 horas del día.

Esa memoria está fundada en la calidad de los llamados flujos convectivos naturales internos positivos; también llamados por los mecanicistas: “turbulentos verticales”.

Lo de internos viene a cuento de su conservación en el sistema de salida que se suele prolongar por decenas de kilómetros. Y lo de positivo, a cuento de esta perseverancia; que sólo acepta mudanza cuando es tentado por un corredor de flujos de similar temperatura y mayor inercia advectiva, que no es obligado marche en sentido encontrado. A esa mudanza la endilgan negativa, pues ese corredor a poco, merced a intercambios transversales y verticales va ocultando su identidad. Que no es pérdida, sino fecundidad.

Ya en el cuerpo receptor, en la márgen externa del estrecho corredor de caldos flujos de salida, la capa límite térmica que inevitablemente descubre sus contrastes con los flujos inmediatos, provoca la sedimentación de ese delicado borde cuspidado que llamamos cordón litoral; viniendo este en adición, a proteger la memoria y características de salida.

Sigue imagen de los sucesivos cordones de salida del Caravelas en Brasil

Planteo geológico que no discierne la presencia conformadora y la actividad de los cordones en la planicie estuárica

Observando las dificultades que carga el plan integral de saneamiento ambiental Matanzas-Riachuelo (PISA MR) en sus aspectos dinámicos (ver http://www.paisajeprotegido.com.ar/laura.html ), aprecio diferenciar y reiterar: a) la cuestión cultural relacionada con los vertidos; b1) la natural relacionada con la dinámica del cuerpo receptor tributario y b2) la dinámica del cuerpo receptor estuarial ribereño que se hace cargo del anterior. Ambos trascurren en aguas someras y en planicies extremas.

En estas condiciones sólo fluyen aquellos cursos tributarios que hayan conservado sus costas blandas y meandros, recursos tan ordinarios como irremplazables para alimentar los procesos convectivos naturales internos positivos, únicos responsables de la dinámica de estos cuerpos de aguas; que a su salida aprovechan el soporte de los flujos de la deriva litoral, para sumarse a ella; al tiempo que extienden su entropía.

Es en este punto donde el concepto de ribera alcanza una trascendencia incomparable que nunca ha estado visible para nuestros legisladores: la dinámica y compromisos transversales de sus bordes de transferencia y el valor como cajas adiabáticas naturales abiertas que aportan los esteros y bañados aledaños para entonces sí calificar con creces las aptitudes propias de una ribera de aprecios dinámicos que den sentido elemental al art 2340, inc 4º del CC sobre las extensiones de las dominialidades públicas naturales.

Provechos compartidos que apuntan a detalles que nunca han sido señalados a pesar de su importancia irremplazable fundante de radical efectividad.

Por ello, antes de pasar a enunciar nuestras observaciones recordamos:

La ecología de los ecosistemas debe superar cuatro obstáculos conceptuales antes de que pueda considerarse parte exitosa de la ciencia ecológica:

· debe proporcionar una definición del concepto de "ecosistema" que permita delimitar de forma inequívoca los ecosistemas, clasificar los diferentes tipos de ecosistemas, y seguir los cambios en el estado de un ecosistema;

· debe identificar los criterios para la determinación de teorías y modelos de ecosistemas, y aplicar estos criterios en la investigación de los ecosistemas;

· debe proporcionar una explicación plausible de las causas de la estructura del ecosistema y la organización ;

· debe ser eficaz para ayudar a resolver los urgentes problemas ambientales.

La ecología de ecosistemas falla en los cuatro cargos. Mark Sagoff

Para no resumir estos considerandos en "olarquías", voy punto por punto:

Primera observación entonces: en planicies extremas la dinámica tributaria sólo se asiste en condiciones normales, merced a flujos convectivos naturales internos positivos, cuyas energías se enriquecen en los meandros, en las aguas someras y en las costas “blandas”. La mecánica de fluidos ha soslayado siempre estas precisiones pues, ni sus laboratorios tienen aptitud para su modelización, ni las deducciones que asisten fenomenología termodinámica resultan por el momento modelizables.

Segunda observación: los flujos convectivos naturales internos positivos de la deriva litoral y su hipersincronicidad mareal son fundamentales en la concreción de las salidas tributarias, al brindar a sus aguas el gradiente térmico apropiado para capturar su atención y determinar las 24 horas del día su asistencia y también su advección.

Tercera observación: la mayor temperatura de las caldas aguas tributarias retroalimenta la entropía de la deriva litoral, que debe recuperar gradiente para sostener advección.

Cuarta observación: la carga sedimentaria transportada por las caldas aguas tributarias descarga sobre la margen externa en virtud de la capa límite térmica que encuentra en la interfaz de salida hacia el NO, dando como resultado la formación del cordón litoral de borde cuspidado que durante siglos los “mecanicistas” atribuyeron a la ola oblicua.

Quinta observación: la salud de la deriva litoral depende de la delicadeza de respetos a los perfiles naturales ribereños; tanto de borde, como de perfiles sumergidos.

Sexta observación: este es el motivo por el que hablamos de presión de bordes urbanos en el ecosistema; que incluyen costas duras en galas de arquitectura, muelles portuarios y de pescadores y canales que la atraviesan sin consideraciones a su gestión. 

Séptima observación: ninguna atención se presta a las salidas de vertederos urbanos: ni de respeto a la dirección de salida para facilitar su acople a la deriva litoral, ni a la necesidad de mirar los problemas de capa límite hidroquímica; y térmica toda vez que las aguas provengan de conductos subterráneos y asi evitar frenos y sedimentación.

Octava observación: esta falta de cosmovisión ecosistémica en la interfaz tributaria y estuarial ribereña, es universal. Por ello cabe aclarar, que el meollo de los problemas en los ecosistemas estuariales y salidas tributarias en planicies extremas bajo presión que acusa nuestra ciudad en materia de aguas tributarias y estuariales, es eminentemente científico; tocando una enorme cantidad de problemas muy sensibles al propio núcleo concepcional tradicional de la ciencia.

La necesidad de separar, de escindir, la necesidad de excitantes cajitas felices para modelar, consubstanciales a la misma recordada esencia presente en la voz "ciencia"; consubstancial a las separaciones de cuerpo y alma; consubstancial al antropocentrismo, de certeza fácilmente transmisible, de marcos concepcionales estructurales -incluyendo la segunda ley-, justificando industrias y toda clase de rápidas movilizadoras herramientas y así dando soporte al presente, que se complica cuando intentamos alcanzar una simple y más directa percepción de Natura; o füsis, como flujo y encuentro de materia y energía; y cómo esperamos o imaginamos expresar nuestra relación en ellos.

Sin cultivar estos aprecios resulta poco provechoso dedicar tiempo al Sr Chain para que nos explique qué ha querido significar con estos dibujitos surrealistas que gozarían de indudable aprecio en bellas artes. Sin duda deben tener su explicación. Sería bueno conocerla por escrito para no tener que correr el riesgo de salir corriendo.

Resulta curioso ver esos embudos de salida planteados con el dichoso ojo mecánico, cuando de hecho, en planicies extremas las cajas termodinámicas sostienen precisamente la forma inversa.

Nada nuevo para un ojo algo más atento. Así por caso, el río Luján antes de que le cercenaran 3/4 partes de su cauce por vivezas criollas aplicadas a construir acreencias sobre el propio cauce con argumentos de aportes "aluvionales" (20 cms por siglo. Ver sentencia írrita causa 50865 en SCJPBA por http://www.hidroensc.com.ar/dominio6.html), reconocía un ancho a su salida no menos de 40 veces mayor que 20 Kms aguas arriba.

Chain es capaz de corregir a la Naturaleza. Un genio al que se le inundan sus obras en cuenca media del Maldonado. Obranza que se precia de exitosa, pero por las dudas, aún no le han aforado sus prometidos caudales de salida.

Una bajante ya nos muestra estos avances del imaginario del Sr Chain

Por ello estimamos que el tema de las salidas tributarias cada día será más mortificante para el imaginario mecánico, que ni siquiera contempla cuál es la función de la deriva litoral y sigue creyendo que en planicies extremas las aguas "descienden" hacia el mar.

Tendrá el Sr Chain que hacerse amigo de Heliodoro si no quiere ver a sus soñadas energías gravitacionales enfrentando estos abismos de planicies con pendientes de 4 mm/Km .

Preguntar al primo de Heliodoro antes de salir el río Amazonas al mar, ¿cómo hace para sacar a 7,5 Km/h sus flujos, contando con tan solo 2 mm de promedio en las pendientes de sus últimos 900 Kms? Tal vez entonces preste atención a los humedales y a las 800 calorías que en Manaos atesora cada cm2 por día. Verá cómo sumando esas energías aledañas con facilidad alcanza las escalas para tallar comparaciones con los consumos de un país como los EEUU.

Para no estar demasiado desenterados vale la pena recordar que la corriente cálida del golfo atesora ella sola, 100 veces más energía que toda la que consume el hombre en el planeta.

Otra referencia útil, tal vez surja de reconocer que los procesos de fotosíntesis que llenan nuestros ojos de verdura tan solo reclaman del 0,023% de la energía solar que llega a la tierra.

Y por contraste, nuestra mecánica de fluidos, reina de todas las certezas, que para ello le basta la física matemática de papá Newton, parece ignorar que 1000 veces más importante caudal de energías, el 23% de esa misma fuente solar, es la que se ocupa de movilizar fluidos. Incluídos, según aprecian los chinos desde hace 5000 años, los de nuestro propio sistema hemodinámico y digestivo. Al parecer son varias las ciencias que dejan caer al sol en el olvido.

Algún día, estas fenomenologías de las certezas cartesianas y newtonianas conocerán su iluminación nada esperada. Por ello, quién se animaría a despertarlos sin compadecerse después de tantos siglos. Sería terrible para la siquiatría verse desbordada de pacientes.

Al parecer, en el imaginario del Sr Chain se hace presente la necesidad de recuperar o al menos devolver alguna entidad concreta a los paleocauces y a los arroyos desaparecidos en sarcófagos sumergidos bajo tierra. Si así fuera, bienvenidos. La expresión "sustentabilidad hídrica" que acusa la imagen está por el momento bien sostenida en el aire de sueños o delirios del Sr Chain.

La imagen superior muestra la curva de salida del Vega hacia la izquierda; esto es: aguas arriba. Mostrando que aún en estos rincones de las riberas urbanas, la deriva litoral sigue estando presente, conservando hiper sincronicidad mareal las 24 hs del día. Lo tienen grabado frente a sus ojos; pero no lo ven. ¡Qué misterio la credulidad de los catecúmenos de Newton!

La imagen que sigue muestra el testimonio mecánico de estos ingeniosos discípulos de Newton imaginando con esos espolones mejorar la salida del Vega, tras ignorar que allí opera la deriva litoral que marcha en sentido contrario a sus sueños. Ver imágenes en alta resolución al final del html.

Recuerdo que las prometidas intervenciones en el Vega tienen su demanda de Insustentabilidad de la obra del túnel del arroyo Vega planteada en la Causa 16191 en el JCA Nº 14 de la CABA visible por /vega8.html

Estos ajustados ejemplos de las obtusas miradas mecánicas ponen de manifiesto que Heliodoro tiene alguna entidad primordial que no se resuelve con surrealismos plásticos, sino con más aprecios a aquellos providenciales presupuestos mínimos que nos indican el orden de los factores a mirar .

¿Acaso en la reunión del pasado 14 de Julio en la sala Cortazar de la Biblioteca Nacional organizada por la Fundación Ciudad alguno de los expositores dedicó tan solo 10 segundos a estos temas del punto 1º en ambos arts 2º, inc e y 6º, par 2º, ley Gral del Ambiente?

¿Son acaso surrealistas estos marcos legales? ¿Por qué entonces tan soslayados sus respetos con institucionales silencios ?

¿De qué sirve hablar de urbanismo, inundaciones y remediaciones sin fundar el más mínimo respeto por el orden de los factores que indican que el buey va adelante de la carreta?

Solo en SCJPBA hemos instalado 44 despertadores con más de 13 millones de caracteres. En la CABA tenenmos 3. Uno de ellos ya marcha al TSJ. En la CSJN presentamos otros 3. En la Cámara Contencioso Administrativa Federal otra más. Y en el Juzgado Federal en lo criminal Nº 1 de San Isidro otra más.

En la web hay más de 30 millones de caracteres sobre estos temas bien específicos. Los videos sobre estos temas suman varias horas:

Enfoques técnicos y legales sobre ecosistemas hídricos en planicies
https://vimeo.com/126978075

audiencia pública en el JCA Nº15 de la CABA. Causa 45090/12
https://vimeo.com/127666688

Prospectivas al devenir mediterráneo de Buenos Aires (2 hs)

parte1: https://vimeo.com/128309601

parte2: https://vimeo.com/128893433

parte3: https://vimeo.com/129588955

Crímenes hidrogeológicos en planicie intermareal. (1,5 hs)

parte 1: https://vimeo.com/130260355

parte 2: https://vimeo.com/131243103

Flujos convectivos en planicies extremas (1,5 hs)

parte1: https://vimeo.com/131666236

parte2: https://vimeo.com/132530056

Muertes del Aliviador del Reconquista:

https://www.youtube.com/watch?v=AwymMEvIuSs

Enfoque técnico y legal; judicial y legislativo:

https://vimeo.com/130924479

Al despiste de un funcionario: https://vimeo.com/129046075

¿Se les ocurre alguna otra medicina para despertar a los respetos a estos presupuestos mínimos? ¿Es acaso la faraona la única en mofarse de las leyes? ¿Alcanzaría con llamar a estas certezas newtonianas como "bad information", siendo el caso que en todo el mundo se dice que las aguas descienden hacia el mar?

Tal vez el principio de un estimable cambio de paradigma consista en decir que "convectan" hacia el mar. Y luego ya en las plataformas lo siguen haciendo; y luego más allá del talud oceánico también lo siguen haciendo. No parece pequeña la diferencia entre mentar descensos y mentar convecciones.

Algo así como, dejar de decir, pienso luego existo; para en cambio expresar que apreciamos las funciones del sol y gracias a ello, no solo en nuestras funciones hemodinámicas y digestivas, sino en los bosques, los cereales y en todas las criaturas de la creación, las aguas de los arroyos, de los ríos, los mares y los océanos, todos vivimos, aunque poco lo hayamos advertido, de enlaces termodinámicos; que bien vale entonces mirar a Heliodoro un poco mejor y ponerlo a trabajar adelante de la carreta.

Es la primera vez que una legislación pone a un buey adelante de nuestros antropocentrismos. Debería sosprendernos si lo advertimos revelador de la cantidad de burradas que hemos cometido.

Agradezco a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston que me lo hayan hecho saber: soy un simple burro.

Francisco Javier de Amorrortu, 19 de Julio del 2015

Hasta dónde sigue haciendo Heliodoro su trabajo sin ayudas de Descartes, ni de Newton

Sigue carta de la ribera portuaria en 1890

   
 

Sigue imagen de la propuesta de corrección del perfil longitudinal y transversal de la ribera para ver de recuperar en algo los servicios de la deriva litoral. No será tarea sencilla por la destrucción que cargan todas las salidas tributarias estuariales de un extremo al otro de la gran ciudad.

Se advertirá que aquí la mirada no está puesta en urbanismos o inundaciones, sino en las muchas tareas en donde resulta vital el trabajo de Heliodoro

Las dos imágenes que siguen apuntan a la recuperación de la salida natural hacia el NO que reclama el Riachuelo para evitar enfrentar a las energías mareales. Sin considerar aquí la eliminación de las funciones portuarias del Dock Sud que son propuestas para trasladar a Pipinas. Ver https://vimeo.com/127666688

 

Propuestas menos imaginativas del Sr Chain

 

Triángulo de mandinga e hijitos que le siguen, sin hablar de la ley prov 11366

Delicias de los perfiles del Vega probando la calidad de criterios

 

La solución que propone el Sr Chain sin mayores explicaciones

 

 

Línea de ribera virtual semisumergida para mejorar las funciones de la deriva litoral, corregir sus anchos kilométricos y poner más cuidado en acreencias.

Fruto de conclusiones de Jorge Osvaldo Codignotto Barnes, el gráfico que sigue

 

Plano de Coghlan de 1859 y propuestas portuarias bien anteriores a las de Huergo y Madero

Ya se advierte el banco formado tras la rotura de la curva del cordón litoral de salida en Abril de 1786

Siguen un par de cartas mostrando altimetrías y las rectificaciones de los meandros del Riachuelo

 

Plano de la ribera portuaria en 1915

Salida del arroyo Vega por deriva litoral hacia el Norte

Que insiste en ser negada en estas obranzas de salida, que imaginan exactamente lo contrario de lo que ella expresa

Prueba palpable de lo que representa una deriva litoral mal entendida y perdida, divagando por donde no debe

Cuando hablamos de "línea de ribera" ¿de qué hablamos? Ver http://www.lineaderibera.com.ar

Cuando hablamos de "deriva litoral " ¿de qué hablamos? Ver http://www. derivalitoral.com.ar