. índice . Prefacio . Preface . . aguas . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . contamina 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . holocausto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . . lineas 1 . 2 . 3 . 4 . . hidrotermias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . nuevas 1 . 2 . 3 . . Reconquista 1 . 2 . . hidrogeo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . esbozos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . corredorcentral 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . cordones 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . epiola 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . deriva 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . archivo 1 . 2 . 3 . 4 . . Halcrow 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . frentehalino 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . emicampanaoculto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Costa del Plata 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Costa del oro 1 . 2 . . IRSA 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . flujos . . segmentos . . pendientes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . delta 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . propuesta . 1 . 2 . . correconvectivo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . Sagoff . . ABL 1 . 2 . . congreso . . girh . . Acumar 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . evaluacion 1 . 2 . . BocaRiachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . . StoDomingo . . urgenciasatadas 1 . 2 . . inundabaires 1 . 2 . 3 . 4 . . sinsustento 1 . 2 . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . . UAG 1 . 2 . 3 . 4 . . áreas nuevas 1 . 2 . 3 . . acreencias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . audiencia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls 1 . 2 . . contrastes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . convexterna . . playas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Plan Maestro 1 . 2 . . Parque Norte . 1 . 2 . . Ar. Maldonado . 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . 28 . . Ar. Medrano . . Ar. Vega 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . jurisdiccion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . CSJNpisamr 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . zonas muertas . . Bermejo 1 . 2 . . Pilcomayo . 1 . 2 . . Uruguay 1 . 2 . 3 . . Paraná . 1 . 2 . . Asunción 1 . 2 . 3 . . Areco 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Pergamino . 1 . 2 . Salado . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Samborombon . . Atalaya 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . PuntaPiedras . . Tuyú . . PuntaRasa 1 . 2 . . PuntaMedanos . . Mar Chiquita 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Mar del Plata 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Necochea . . Colonia . . MartinGarcia 1 . 2 . 3 . . montesdelplata . . botnia . . Puertos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Pipinas 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Puerto Alflora . 1 . 2 . 3 . 4 . . formula1 . . disocio 1 . 2 . . senderos . . bajantes . . oceano 1 . 2 . 3 . 4 . . fitoplancton . . diatomeas . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . . sustentable. 1 . 2 . . agua 1 . 2 . 3 . . Nuevo paradigma . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . hielo1300 . . antarticflows . . antarticmelts . . derrame . . luna 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Trinidad . . prospectivas . 1 . 2 . 3 . 4 . . SantaCruz . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . volcanes . . ley particular . . baires2060 . . aereadores . . Guaire . . marpampeano 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Tamesis . 1 . 2 . 3 . . viajesedextra . . arena . . hospedero . 1 . 2 . . yacireta . . canalmagdalena 1 . 2 . 3 . 4 . . Barranqueras . . floods . 1 . 2 . 3 . . Santa Fe . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Hidrovia . . invitación . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . olas . . acantilados . . Venice . . tropiezos . 1 . 2 . 3 . . Vinculación 1 . 2 . . La Picasa. 1 . 2 . 3 . 4 . . inundaciones . . Atuel . . La Pampa . .Río Negro . . Carcarañá . 1 . 2 . . Ameghino . . Bilbao . . cabezadura . . adiabático . . Rio Elba . . Río Rin . . Ebro 1 . 2 . 3 . . Trujillo . 1 . 2 . 3 . 4 . . Las toninas . . index .

Salado 4

Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=B1wUGoxBruM

Ver carta doc: http://www.hidroensc.com.ar/cartadoccontegrand.html

Decía Susanne Langer: “Si tuviéramos nuevos conocimientos deberíamos atenernos a un mundo repleto de nuevas preguntas".

Sin embargo, los viejos determinismos newtonianos y analogías cartesianas que justifican la traza de canales como solución a problemas ambientales, siempre se han dispuesto para cumplir esas funciones con recursos de energías concebidas y modeladas laminares ajenas por completo a todos los principios de la termodinámica natural y por ello es fácil advertirlos desenfocados de los delicados equilibrios dinámicos de los sistemas fluviales sub ajustados;e incluso en los sobre ajustados, como es el caso del Pilcomayo, donde sus cegueras en obranzas de canales condujeron a atarquinamientos extremos.

Hace 50 años lo hicieron en el estuario del Plata con el ventury obrado en el Canal Emilio Mitre que choca de frente con el sistema convectivo y precipita por capa límite térmica todos sus sedimentos no bien traspone la salida del frente deltario.

Y al mismo tiempo crea con esos robos del ventury una feroz deriva litoral, fruto de las tributaciones super debilitadas de las bocas abandonadas del Paraná de las Palmas cuyas consecuencias están a la vista en el impensado desarrollo insular al Norte.

Y al desorden de los adicionales vuelcos de estos barros dragados al Sur del Km 21 ahora sumarán, para terminar de consagrar el mayor crimen hidrológico de la historia argentina, la barrera de 4,3 millones de m3 diarios de *kweks, que por emisarios volcarán cruzados a las dinámicas de una zona del estuario de aprox 200 Km2 que no supera en promedio los 80 cm de profundidad.

Exactamente, la figura contraria de un canal probando en estas decisiones lo propio de quien ha perdido todo juicio, ya no sus catecismos. Si un canal en el imaginario de estos mecanicistas sirve para unir, estas barreras de *kweks servirán para matar en forma definitiva las dinámicas ya en estado catatónico de áreas estuariales con trascendencias inefables para la gran ciudad que hasta un ciego alcanzaría a imaginar. Ver causa CSJ 701/2018 en CSJN

Por ello, si no fueron, ni la ciencia, ni la técnica, ni la administración capaces de advertir en medio siglo estas barbaridades criminales, cómo habrían de tomar en cuenta los tejidos más delicados y en extremo subajustados de los sistemas enlazados del Salado.

Acerco comparaciones con los sistemas sobre ajustados del Paraná y el Uruguay para con esas pocas imágenes entre sistemas sub y sobre ajustados ahorrarnos palabras.

Dedico estos 300 videogramas al sistema del Salado, que no es un río, sino una montaña de compromisos entre un millón de bañados que nunca, tras el retiro del mar querandinense concurrieron a conformar cauce único; ni siquiera 10 cauces únicos.

Por ello los gráficos de la DIPSOH son el primer testimonio crudo de sus simplificaciones mecánicas creyendo y haciendo creer que el agua llega al mar por las pendientes, concurrentes según el art 2º de la ley 25688 de presupuestos mínimos, a un cauce único.

Con el respaldo del CONICET, del INA, de la SSRHN y de la DIPSOH se han logrado plasmar, nada menos que en leyes de“presupuestos mínimos” estas simplificaciones paupérrimas de criterios mecánicos. ¿Cuáles son sus niveles de responsabilidad? Tuvieron 16 años para darse cuenta, guardaron silencio y nada denunciaron.

Así resulta fácil disponer de gráficos de canales que buscan salida por el camino más corto, cruzándose a las advecciones naturales para seguir alimentando estas cegueras de las salidas mecánicas, con respuestas que lucen como momias tutankamónicas.

Las pocas imágenes aéreas del informe de Rastelli descubren al instante estas torpezas. Paradojal resulta en estos informes la ausencia de imágenes satelitales que ya hace 33 años mostraban a todo el mundo, por dónde y hacia dónde advectaban estos ecosistemas

Si se detuvieran 30 segundos en los 2 mm/Km de pendiente que tiene el Amazonas en sus últimos 400 Kms o en los 2,8 cm que tiene en 6.700 Km para sacar sus aguas a tres veces más velocidad que nuestro Paraná que le duplica en pendiente (5 cm/Km en 2100 Km), ya se detendrían a pensar al menos otros 30 segundos, de que algo anda mal con sus catecismos.

Cada cm2 de suelo húmedo en Manaos acopia 860 calorías por día. Allí está la diferencia y no en los mm o cms de pendiente por Km.

A estos delicadísimos “tejidos advectivos” entre 4 grandes ecosistemas con caracteres tan bien diferenciados, como maravillosamente enlazados, no les cabe el mote de cuenca, sino de bañados que alguna vez guardaron en ínfimos cauces la memoria desus enlaces.

Enlaces que las tareas agrarias fueron liquidando, para hoy verlos remplazados por canales de todas las escalas, buscando la dirección del Este los mayores, ajenos a toda factibilidad advectiva, pues en sus narices siempre reconocen el mayor calor.

Si los sistemas convectivos no sostuvieran su particular aptitud para el transporte de sedimentos ya se habrían en estos últimos dos mil años rellenado estos bañados. Eso es lo que en un par de años ocurre en los canales obrados con criterio mecánico.

Impedidos por sus alteos y bordes rellenados, de viabilizar el sostén de la energía convectiva que acopian y transfieren a las sangrías menores y mayores los bañados, estos canales se comportan como simples momias tutankamónicas propiciadoras de atarquinamientos como los del Pilcomayo.

Por eso, los remedios “hidráulicos” de generar canales reclaman en las planicies tareas interminables de sostén, que de todas maneras nunca resuelven sus ineptitudes termodinámicas.

Las cegueras que entregan estos mecanicistas obrando canales hacia el Este prueba que aun no han reconocido el sistema natural de salida que durante 100.000 años tuvo lugar por el cordón pleistocénico de Vill Gesell y tras formarse hace 1500 años la barrera de dunas desde Punta Rasa hasta bien más al Sur de Villa Gesell encontrara en las menores temperaturas de los ingresos mareales del sistema del Tuyú el gradiente térmico determinante de las advecciones que resuelven la salida a todos estos sistemas enlazados sin atarquinamientos a la vista en estos 1500 años.

Aquí se prueba la diferencia entre un sistema entendido y obrado con criterios mecánicos y otro natural asistido por intercambio vertical de flujos convectivos con gran capacidad de transporte sedimentario y determinantes advectivos para sus traslados horizontales.

Seguir infiriendo con mecánica de fluidos el viaje de los sedimentos y las aguas es algo infinitamente más grave que estar ciego. Lo ciegos no hacen las barbaridades que a diario multiplican en todo el planeta los discípulos de Newton.

Cuatro son los ecosistemas principales que aquí advertimos enlazados asistiendo los delicados compromisos que transitan los sedimentos y aguas de estos tejidos advectivos: los dos primeros lo conforman los flujos y sedimentos cordilleranos pampeanos que durante 2,5 millones de años fueron advectados por los serranos de los ríos Vº, IVº y IIIº.

El 3º lo conforman los sedimentos y aguas del sistema de Tandilia que invitan a los anteriores a marchar al Sur para hoy y desde hace 1500 años salir por el 4º: el sistema del Tuyu, merced a los ingresos mareales que entrando por el Norte generan ese gradiente térmico, tan deseado como imprescindible.

En el origen de estas pampas reconocemos los sedimentos y flujos cordilleranos como los del Tunuyan, Diamante, Atuel, que hasta no manifestarse el ligero y gradual plegamiento al Sur de las sierras de San Luis (250 m en 2,5 millones de años), salían en dirección Oeste-Este.

En el tardío Mioceno se vieron obligados a marchar hacia el Sur hasta encontrar salidas escalonadas al Este desde el paralelo 35º 30’ S hasta el 37º 30’ S, formando profundas ríadas con salida directa al Brazo de Tethys. Antiguo mar que se extendía hasta el Norte de Bolivia.

Las tributaciones a este mar se expresaron por sucesivos cordones litorales y así se fueron formando nuestras pampas. Las inferencias de nuestra geología de que estos sedimentos fueran de origen principalmente eólico es tan errada, como la mirada a los flujos desde mecánica de fluidos, fuente de todos los errores en geología, sedimentología y dinámica costera; y por ello no encuentro otro remedio que multiplicar ilustración e insistir en denunciar en fueros judiciales y administrativos estas torpezas, para ver de despertarlos a no tan nuevos paradigmas, que hace 38 años ya eran confesados en Londres sus errores de criterio y sus pedidos de disculpas en los más altos estrados de la comunidad científica.

Acerco estas opiniones de Ameghino confirmando su propia errada mirada respecto de la función y valor de los cordones litorales de salidas tributarias.

Contamos en nuestra legislación con el glosario de la ley 11723 que nos acredita en relación a la voz “ecosistema” el carácter termodinámico que caben al aprecio de sus energías, resaltando la función de los sedimentos en sus salidas de energía, pues en ellos van atesoradas las energías solares, que cumpliendo la función de baterías convectivas asisten los largos viajes en los estuarios, los mares y los océanos.

Los sistemas convectivos se caracterizan por el intercambio vertical buscando de cumplir con la 2ª ley de la termodinámica entre la superficie y el fondo – de hecho, guardan memoria de sus tránsitos en los fondos- y por eso de nada sirvió el satélite Aquarius mirando por la cantidad de sal en las superficies marinas y oceánicas.Tampoco sirvió de mucho esta 2ª ley al ahorrarse de aclarar que bastan 0.2º para incumplirla. La latitud de estos sistemas verticales no siempre les permite aflorar a la superficie.

Sus desplazamientos horizontales vienen determinados por un gradiente de ligera menos temperatura, no mayor a 0,2º.Hacia allí fluyen. Si la diferencia del gradiente es mayor las aguas permanecen disociadas.

Es inútil hacer un canal que les proponga a las aguas ir al Este si el gradiente lo encuentra hacia el Sur. Esto es lo que nuestros mecanicistas no entienden. Y por ello se empeñan en repetir los mimos errores que ya hace 100 años vienen siendo cometidos con este sistema del Salado, insistiendo en sacarlo por el Este, inmediatamente al Sur de la salida del sistema del Samborombón.

Hace ya 20 años el titular del Laboratorio de Desastres Geológicos de la Academia de Ciencias de Moscú, Prof Dr Gregori Koff, que en su ajustado viaje por Argentina y Brasil no estaba en condiciones de detenerse a explicar cambios de paradigmas mecánicos por termodinámicos, les había calificado como “desastre geológico” los resultados de los canales obrados con salida al Este.

Tras estudiar la región, los rusos habían preparado un anteproyecto de Aliviador de este sistema del Salado, aclarando que éste no intentaría sacar aguas de zonas endorreicas, pues ya habían cometido ese error en las llanuras ucranianas y no estaban en conciencia dispuestos a repetirlo en estas pampas, aunque Halcrow y todos los discípulos de Newton estuvieran y sigan hoy prometiendo lo contrario.

Las carnicerías que han obrado y siguen obrando no tiene otra explicación que la cartesiana tendencia a elegir modelos simples, atados a extrapolaciones de energías gravitacionales y sus correspondientes matematicismos, que desde Delft al cuerpo de ingenieros del ejército de los EEUU, tiene a todos confiados y encantados. En 383 años no han tenido tiempo de mirar por la Vida solar de los sedimentos y las aguas que invita a miradas un poquito más complejas.

Todo el plan maestro del Salado está fundado en obranzas plasmando atropellos de querer sacar por el Este lo que naturalmente y bien a la vista de las imágenes satelitales, se sigue expresando marchando hacia el Sur.

Se resisten a mirar por recursos convectivos y advectivos, no reconocen al ecosistema que asiste desde hace 1500 años las salidas del sistema del Salado y así confirman la inviabilidad de todo lo que desde aguas arriba viene direccionado hacia los canales que con ojo y economía mecánica apuntan al Este.

La cantidad de atropellos que ha llevado adelante el ojo mecánico no es de imaginar. Han sumado montañas de errores y sin embargo, a pesar que de los errores algo se aprende, todavía no los he visto poner en duda el crédito que gozan sus catecismos.

Si el arte nos regala la oportunidad de cambiar nuestras miradas, estos fieles catecúmenos descreen de esas oportunidades que se regalan a través de los sentidos abriendo nuevas miradas.

Por eso abundan los gráficos y reinan por ausencia las imágenes satelitales que hubieran sido la delicia de Da Vinci y Newton

Agradezco a mis Queridas Musas: a Alflora Montiel Vivero el ánimo y la inspiración para mirar desde hace 13,5 años las dinámicas de los cuerpos de aguas en llanuras con criterios termodinámicos, naturales, abiertos y enlazados; a Estela Livingston su expresión y a Julieta Luro sus videos.

Francisco Javier de Amorrortu, 20/12/2018

 

 

 

 

 

 

 

Ver /salado4.html . . /salado5.html . . /salado6.html . . /salado7.html