. índice . Prefacio . Preface . . aguas . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . contamina 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . holocausto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . . lineas 1 . 2 . 3 . 4 . . hidrotermias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . nuevas 1 . 2 . 3 . . Reconquista 1 . 2 . . hidrogeo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . esbozos 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . corredorcentral 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . cordones 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . epiola 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . deriva 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . archivo 1 . 2 . 3 . 4 . . Halcrow 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . frentehalino 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . emicampanaoculto 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Costa del Plata 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Costa del oro 1 . 2 . . IRSA 1 . 2 . 3 . 4 . . flujos . . segmentos . . pendientes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . delta 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . propuesta . 1 . 2 . . correconvectivo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . Sagoff . . ABL 1 . 2 . . congreso . . girh . . Acumar 1 . 2 . 3 . 4 . . evaluacion 1 . 2 . . BocaRiachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . . StoDomingo . . urgenciasatadas 1 . 2 . . inundabaires 1 . 2 . 3 . 4 . . sinsustento 1 . 2 . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . UAG 1 . 2 . 3 . 4 . . áreas nuevas 1 . 2 . 3 . . acreencias 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . audiencia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls 1 . 2 . . contrastes 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . convexterna . . playas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . . Plan Maestro 1 . 2 . 3 . . Parque Norte . 1 . 2 . . ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . jurisdiccion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . CSJNpisamr 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . zonas muertas . . Bermejo 1 . 2 . . Pilcomayo . . Uruguay 1 . 2 . . Paraná . 1 . 2 . . Asunción 1 . 2 . 3 . . Areco 1 . 2 . 3 . . Salado . . Samborombon . . Atalaya 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . PuntaPiedras . . Tuyú . . PuntaRasa 1 . 2 . . PuntaMedanos . . Mar Chiquita 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Mar del Plata 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Necochea . . Colonia . . MartinGarcia 1 . 2 . 3 . . montesdelplata . . botnia . . Puertos 1 . 2 . . formula1 . . disocio 1 . 2 . . senderos . . bajantes . . oceano 1 . 2 . 3 . . fitoplancton . . diatomeas . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . . sustentable. 1 . 2 . . agua 1 . 2 . 3 . . hielo1300 . . antarticflows . . antarticmelts . . derrame . . luna 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Trinidad . . prospectivas . 1 . 2 . 3 . 4 . . SantaCruz . 1 . 2 . 3 . . volcanes . . ley particular . . baires2060 . . aereadores . . Guaire . . marpampeano 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Tamesis . 1 . 2 . . viajesedextra . . arena . . hospedero . 1 . 2 . . yacireta . . canalmagdalena 1 . 2 . 3 . . Barranqueras . . index .

Canal Magdalena

Ver causa CCF 4817/14

A Horacio Tettamanti, titular de la SSPyVNN

No bien apareció la noticia de la Res 600/14 de la SSPyVNN llamando a licitación para el nuevo canal Magdalena, subí un comentario a un semanario técnico advirtiendo que el mantenimiento de ese canal iba a resultar la tarea más infeliz que nadie querría imaginar y expliqué los motivos en la brevedad propia de un comentario.

A la media hora tenía un mail de un viejo experto en tráfico marítimo, pidiéndome tener un encuentro, que sin demoras acordamos

Este hombre, bien mayor de edad, muy apreciado por su honestidad, experiencia y capacidad de trabajo, me comentó que le sorprendió mi expresión porque estaba advirtiendo sobre la poca Vida de ese canal. Y estimó que estaría al tanto del mismo secreto que él imaginaba conservar, siendo que quien se lo había confesado le había pedido estricta reserva.

Al parecer, y con el debido resguardo del secreto, hace unos años hicieron un dragado en ese sector para ver cómo se comportaba lo obrado. Y para desilusión de los que tuvieron esta feliz iniciativa, la obra desapareció en pocas semanas.

No era este "secreto" la fuente de quien suscribe esta alerta reiterada, habíendole tocado en suerte un 15 de Agosto del 2009 descubrir un corredor de flujos que arrancaba a pocos kilómetros al Oeste del Tuyú, subía por la bahía y atravesaba a 90º toda la boca del estuario siguiendo el escalón de fondo de la Barra del Indio a una velocidad de 2,4 nudos, al doble de la que traían los flujos en descenso por la costa bonaerense.

Tan sorprendido quedé en su momento de ese sistema que nunca había sido mencionado por nadie, que lo bauticé con el nombre de la Musa que guía mis trabajos: "corredor Alflora". Al día siguiente Google daba noticias de ese hallazgo.

Unos años antes había venido a la Argentina el Dr. Prof. Gregori Koff , titular del laboratorio de Desastres Geológicos de la Academia de Ciencias de Mosú, a presentar el anteproyecto del Aliviador del Salado. Un amigo personal, el Ing José Da Cunha lo había acompañado en sus presentaciones y me comentó que éste había hecho incapié en dos cuestiones: 1º, advertir que era un error muy grave pretender escurrir áreas endorreicas como lo proponía el plan maestro, pues ellos habían cometido ese mismo error en el plan maestro llevado a cabo en las planicies ucranianas y jamás ocultaría esa experiencia a otros que solicitaran sus servicios. Y en 2º lugar advirtió que las canalizaciones obradas a lo largo del siglo con salida a Samborombón habían provocado un desastre geológico. Se refería a las salidas con criterio mecánico que no correspondían en sus sedimentaciones a los ordenados procesos naturales que reconocen los cordones litorales.

Este problema es algo más complejo de explicar que la teoría mecánica que los infiere de la energía de una ola oblicua. Este que suscribe los infiere de la prolija sedimentación de borde cuspidado que por capa límite térmica los conforma en la cara externa del corredor de flujos de salida tributaria en el tramo de acople a lo que llamamos deriva litoral; asistente irremplazable de la eficiencia de todas las salidas tributarias estuariales y marinas. También esta deriva litoral es inferida por la mecánica en función de la ola oblicua.

Ver la página web dedicada a este tema: http://www.derivalitoral.com.ar

El caso es que este sistema que arranca de Samborombón lleva una enorme carga sedimentaria, que cual móvil batería termodinámica asiste de energías convectivas al corredor Alflora en su cruce de la boca estuarial que va de Punta Piedras a Montevideo y más allá bordeando la costa uruguaya.

Por ello, su capacidad para llevarse “puestos” todos los sistemas de flujos en descensos que bajan por el estuario, es invitación a mirar con mínima atención estas novedades, que a nadie quitan su libertad; por el contrario, los hace más libres. El conocimiento tiene esa virtud.

Si el INA, EIHSA, HYTSA y los demás consultores aplicados a estos temas jamás han hablado de este sistema y de ningún sistema que reconozca energía solar y no simplemente gravitacional, lo mínimo que me cabe es regalar esta novedad. Que ya hube expresado en oportunidad de celebrarse en Octubre del año 2010 el Primer Congreso Internacional de Ingeniería organizado por el Colegio Argentino de Ingenieros. Los dos trabajos sobre fenomenología termodinámica estuarial aparecen publicados en http://www.alestuariodelplata.com.ar/convec2.html

La delicadeza de estas miradas está acreditada en tarea judicial que reconoce en SCJPBA 40 demandas de hidrología urbana, con más de 12 millones de caracteres, sin jamás haber pedido a cambio algo personal. Aprecio sembrar conciencia de este cambio de paradigma en cosmovisión hidráulica cuyos catecismos son responsables de todos los fracasos de obranzas en planicies extremas, aquí y en todos los rincones del planeta.

Estos sistemas convectivos guardan en los fondos la memoria de sus tránsitos y no en superficie. Por ello es inútil toda la experimentación que hacen y han hecho con boyas derivantes.

Solo son dables de reconocimiento por imagen satelital y por depósitos sedimentarios

En este caso del corredor Alflora, se trata de sistemas disociados en sus gradientes térmicos e hidroquímicos o halinos, que aún así marchan apareados. Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/frentehalino8.html

Este ramillete convectivo reconoce un ancho cercano a los 40 Kms. El más occidental y de agua más dulce barre la Barra del Indio y pasa al Oeste del banco de Arquímides. Los apareados al Este barren el fondo del Frente Marítimo y se relacionan con las sedimentaciones en el banco Inglés y en los horarios de reflujos, con el anterior.

A pesar que la sedimentología siempre acreditó en estas áreas una gran sedimentación fruto de floculación termohalina, nada de eso se comprueba en estos escalones del perfil de fondo, que se mantienen limpios y sólo descargan sedimentos en los bancos recién mencionados, fruto del encuentro de una energía mareal que ingresa a esa distancia de las costa uruguaya y extiende sus efectos hasta el Umbral de Cufré. (Los sedimentos del banco de Rouen responden a otras energías).

La mayor parte de estos sedimentos, junto a los que bajan del Bermejo y los silicatos que suben de Necochea, Mar del Plata y el resto de las playas bonaerenses, todos ellos reconocen senderos que se unifican en su descarga en el talud oceánico frente al Chuy.

Allí se sumergen en el talud oceánico, descendiendo rápidamente de los 200 a los 1500 m para luego seguir al Este unos 1200 Kms antes de convectar al Sur otros 1300 Kms siguiendo el gradiente térmico que guía su advección.

Siempre barriendo el fondo y siempre sus aguas dulces disociadas de las saladas. Que por marchar por debajo de las saladas no son registradas estas dimensiones y tránsitos por el satélite Aquarius que solo mide salinización en los primeros 10 cms de la superficie. Siempre infirieron que las aguas dulces marchaban por encima de las saladas, olvidando la carga de sedimentos que les acompañaban y energizaban.

Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/viajesedextra.html

Quien estudie el acople del corredor de flujos que baja por la costa bonaerense a 1,3 nudos, con el que sube por la bahía a 2,4 nudos, advertirá que la más ligera diferencia de temperatura que supere las dos décimas de grado se transforma en inmediata sedimentación. De ello da prueba el banco de El codillo. Pero si en adición le insertan una canalización a 32 pies, las diferencias mucho mayores de temperatura provocarán un infierno sedimentario que acabará con todos los sueños de este canal de Magdalena en menos tiempo de lo que nadie imagina; pero que al parecer de Antonio Zuidwijk, alguno de la SSPyVNN ya conoce por la secreta experiencia obrada de la que al parecer nadie quiere hablar. No es necesario que alguien hable del secreto. Basta con lo que ilustra esta advertencia que no habiendo conocido ese u otro secreto, sorprendió al viejo experto.

Ver la interpretación artística de los investigadores del INA Menéndez-Ré que da lugar a imaginar la consistencia de las miradas a este sector del estuario y a todo lo que en él ocurre reflejado en boyas derivantes, que por cierto no registran ninguna función termodinámica.

Ponerme a hablar de las irresponsabilidades de los vuelcos de dragados al Sur del Km 26 del canal de acceso recomendadas por HYTSA tras haberse incendiado la draga de corte de Jan de Nul que había sido enviada a Centroamérica a hacer una changa de la que jamás volvió y modificar el proyecto de Halcrow solo porque lo dice el grupo de consultores de Hidrovía, porque no se les ocurre otra cosa, es cuestión que prefiero dejar para otro momento.

Tampoco quiero aquí extenderme en lo dispuesto en el Plan Integral de Saneamiento Ambiental Matanzas Riachuelo de obrar dos emisarios de 7,5 y 12,5 Km de longitud para volcar a ambos lados del canal de acceso 4 millones de m3 diarios de efluentes por vía de dos emisarios que fueron aprobados por la Corte a pesar de no haber transitado el debido Proceso Ambiental. De sus previsibles desastres ya la propia Corte tendrá que hacerse cargo aunque pase un siglo, pues no basta la firma de Jorge Bolt para acreditar ese inexistente debido proceso.

Este plan será el principal responsable del tapón sedimentario de órdago a la salida del sector de 80 Kms 2 que media entre el Dock Sur y el Tigre; entre el Emilio Mitre y las riberas urbanas, que hoy luce un promedio de 80 cms de profundidad y flujos en estado catatónico: 0,3 nudos.

La ciudad de Buenos Aires tendrá que hacerse cargo de velar el cadaver nauseabundo de un lodazal durante no menos de 200 años. Materia, la de este devenir mediterráneo de aquí a 50 años, a la que nadie ha dedicado la más minima atención. Ver video de 120 minutos sobre este tema en http://www.alestuariodelplata.com.ar/prospectivas4.html

Vuelvo al tema del proyectado canal. Las diferencias de temperatura, sumadas a la dirección cruzada a 90º con respecto al corredor Alflora, les garantiza el infierno anunciado. Si a ésto le suman la energía de los flujos bien al través de la navegación, entonces prepárense a obrar un canal de 300 m de ancho, pues de lo contrario siempre quedarán varados.

He navegado el estuario desde hace 60 años. Antes lo había hecho en Mar del Plata. Hoy renuevo esas singladuras mirando y acopiando bancos de imágenes como estimo pocos han hecho. Y en particular, afinando la mirada en sistemas termodinámicos naturales abiertos que nada tienen que ver con las miradas mecánicas.

No reconozco en quienes han llevado adelante el tratado internacional del Río de la Plata otra virtud que habilidades políticas para imaginar el partido radical a estas parcelas como propias. De aportes al estudio del estuario no les alcanzo a reconocer nada más allá de mantenimiento básico y señalización de la hidrovía.

Eso no alcanza para considerar el transporte natural de nuestras miserias, que suman más toneladas que la soja. Me recuerda al palacio de Versailles que tenía regias entradas y salidas, pero el destino de los detritus humanos eran resueltos tirándolos por las ventanas del gran palacio.

Si no es el ministerio del Transporte quien tiene que mirar por estas materias, por favor, resuelvan quien lo haga. No es solo la hidrovía lo que cuenta en este estuario. El cercano desastroso futuro de la gran metrópoli es bien más importante. No está en la agenda de nadie, pues todos miran por el comercio y las urgencias inmediatas.

En este estuario, al igual que en todos los estuarios del planeta, no hay un cm3 de flujo que no se reconozca cargado de energías convectivas. Sin embargo todas las modelaciones van por flujos laminares. Van por lo simple, aunque a las dinámicas horizontales en planicies extremas el núcleo no aporte la millonésima parte de lo que aporta el sol.

El 0,023% de la energía solar alcanza para alimentar en el reino vegetal los procesos de fotosíntesis. 1000 veces, el 23% es lo que entrega el sol de la energía que llega a la tierra para alimentar el movimiento de los fluídos. Sin embargo, nunca hablamos de ello. El abismo cognitivo es …

Refiriendo de los puertos de Quequén y Mar del Plata, en especial éste último amén de sus problemas sin solución para los ingresos, son los primeros responsables de que la deriva litoral que eternamente protegió las playas bonaerenses, se haya visto desde hace 100 años transformada en deriva de plataforma y a cargo de transportar una masa de sedimentos que las imágenes que más abajo acompañan esta edición me ahorran de mensurar.

Mucho antes de ver resueltas estas situaciones tenemos que valorar el traslado de todas las petroquímicas del Dock Sud, Campana y Bahía Blanca a Pipinas.

Allí cabe contruir un puerto interior, sin escollera alguna, que una vez que se haya hecho el primer dragado nunca más tendrán que preocuparse de su mantenimiento.

Allí cabe una traza por el Frente Marítimo siguiendo el eje del sistema Alflora y rumbeando al Este a la altura del Banco Inglés, aceptando que a la altura de Rouen tendrán que renovar mantenimientos, pues allí hay grandes sistemas que cruzan a 90º cargados de sedimentos; que vuelvo a repetir, van barriendo los fondos y detectan cualquier alteración que Uds hagan a su memoria. Mejor ponerse de acuerdo con ellos y no querer atropellarlos con criterios mecánicos.

Cruzar al Sur de Rouen es más complicado porque los sistemas que marchan al cono de deposiciones frente al Chuy están más cercanos.

Los buques que marchan hacia el Norte no tienen problemas si se acoplan a cualquiera de estos sistemas. Esos acoples ahorran mantenimientos.

Tanto en el Banco Inglés como en Rouen caben pequeñas infraestructuras emergidas con las debidas delicadezas para no incrementar sedimentaciones.

Pero vuelvo a repetir, las miradas a los destinos petroquímicos de Dock Sur, Campana y Bahía Blanca vayan por Pipinas. Estudien esta advertencia. Las energías de dispersión que cuentan en esas áreas son extraordinarias. Y van directo a Montevideo, la cuna de mis abuelos maternos.

Pero el caso es, que hagan lo que hagan y donde sea que lo hagan, todas nuestras miserias van de la mano del corredor Alflora en esa dirección.

Por fortuna nadie las ve porque su mayor entidad se reconoce sumergida.

En aguas algo más profundas estos sistemas afloran a mediados del otoño y hasta finales de la primavera en términos de bloomings o floraciones. Sin embargo, nunca se han preciado de observar sus destinos horizontales, pues hasta hoy han sido sus emergencias verticales las que atrapan la atención.

Las altas temperaturas en los bajos fondos estuariales aportan energías extraordinarias a los efectos de las dispersiones y biodegradabilidades, donde ya no cabe hablar de contaminación.

Hacer foco en los grandes corredores de flujos con inclusión de los que en forma por completo inexplicable quedaron siempre sin mención, es la primera cuestión a mirar si queremos prospectivar la eficiencia y conservación de este proyectado canal de Magdalena.

También debería preocuparnos estudiar un poco más la base cristalina sumergida entre Martín Chico y Martín García. Timoteo Dominguez crece cada vez más cómodo sobre las restingas al Este.

Tarde o temprano la limpieza de esas restingas y la profundización serán inevitables.

Tener brazos como el Guazú limitados por este paso es uno de los motivos por los que los puertos sobre el profundo Guazú no se multipliquen. Cuando en la Vuelta de las Limas hay 40 pies, en Brazo Largo hay 40 metros.

La otra alternativa es mirar por el Barca Grande. Del basamento cristalino que aflora en la ribera Norte del Barca Grande, no tengo información cómo se manifiesta sumergido. Pero el crecimiento del intercambio comercial acredita que ya debemos mirar por vías alternativas al Parána de las Palmas. Aunque más no sea para generar vías que marchen en una sola dirección.

Destapar la boca del Miní afectado por un barco hundido que nunca se ocuparon de retirar y así vió florecer el tapón a los flujos con el consiguiente florecer de la deriva litoral aguas arriba provocando la bruta sedimentación que hizo crecer Oyarbide y sus entornos, es otra materia pendiente de extraordinaria gravedad, Ver avancesdeltarios2.html y corredorcentral.html

de los que tarde o temprano dependerá la salud de los flujos del Barca Grande, que junto con los del Emilio Mitre están llamados a barrer ambas caras de un área peninsular de aprox 2 Km de ancho por un máximo de 140 Kms de longitud.

Estas nuevas áreas que en sus primeros 25 Kms ya reconocen soporte básico en los refulados del Emilio Mitre obrados allí durante 35 años, dan lugar a nuevas áreas portuarias, aeroportuarias y balnearias superlativas.

A seguido de ellas cabe prospectivar para los próximos 100 años depósitos de RSU y efluentes cuyas miserias contarán para sus dispersiones con la asistencia de los dos más importantes corredores de flujo de esta región.

Ya la Corte ha decidido que uno de los dos emisarios vaya a parar a este eje. Basta que el emisario corto lo haga también allí y se aleje por completo de volcar nada en el lado Sur.

Por supuesto, el emisario oculto de hidrocarburos que desde la década del 60 no ha cesado de envenenar todas las riberas en las cercanías de las islas Lucha, Nutria y otras más pequeñas, por no menos de 8 bocas difusoras que operan en la región, quedará resuelto cuando las petroquímicas de Campana marchen todas a Pipinas. En ese punto se regalan las más extraordinarias energías convectivas externas positivas. Todo lo que draguen en dirección NE a partir de ese punto, nunca más lo tendrán que tocar.

Todas estas “fantasías” de las que solo la página de alestuariodelplata da cuenta en cercanos 350 hipertextos, son mucho más sinceras y perseverantes que las bondades que le atribuye el amable Sr Donato al benedicto plan del organismo regulador del tratado internacional del Río de la Plata y a quienes siguen pensando que las aguas provinciales se mueven por pendientes hacia el mar.

No es culpa de los radicales, sino de Newton. Me gustaría saber cuántas horas y qué testimonios han generado respecto del estudio específico de estos temas, tras gozar durante 38 años del más alto nivel de autarquías.

Las 12 boyitas que miran por la dinámica superficial del Emilio Mitre y las batimetrías aledañas no parecen conformar la más mínima prospectiva del crítico destino del estuario frente a la gran ciudad. Su mirada, algo más que mezquina, merece algunos calificativos que nunca lograrían exagerar.

El panorama aquí esbozado excede con creces lo que cabe reiterar respecto del ancho y del mantenimiento imaginado que cargará el proyectado canal de Magdalena: Pero ni aún multiplicado por diez rozaría las gravedades que en el estuario claman ser prospectivadas y nadie mira.

Con las debidas Gracias a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston.

Francisco Javier de Amorrortu, 1º de Septiembre del 2014